Infeliz

Cómo podría explicarte, que no puedo ser feliz a tu lado porque no soy feliz.

Señor K, tu estás ahí en tu mundo perfecto, con tu vida montada, un mundo donde ya no necesitas quebrarte la cabeza para poder comenzar tu vida, realmente nunca lo has tenido que hacer, pues aunque triste suene, jamás has tenido esa opción que sin ir más allá de la realidad, a veces llega a ser un alivio.

Llevo desde los 13 años sabiendo que quiero ser una futura psicóloga, apesar de lo confusa que estoy, y aunque han intentado cambiar mi perspectiva cmo un centenar de veces aún no lo han hecho, ni por las salidas laborales ni por la supuesta decepción que te llevan cuando entras en la carrera. Quiero ser psicóloga y entregarme al mundo, hacer investigaciones y ayudar a la gente, pero cada día que pasa parece más difícil. Desde los 14 añitos he tenido una especie de paga con la que tenía que comprarme mis caprichos y mis cosas sin contar la comida y el alojamiento pero aunque no lo parezca para mi ya era suficientemente difícil administrar tan poco dinero en cosas necesarias como ropa o calzado, ya que el mio estaba estropeado y en poder tener una vida social y salir almenos una vez al mes al cine con esa poca gente qu no me odiaba. Depués a los 16 tuve que empezar a trabajar en verano pra poder ahorrar dinero para mis estudios y mis gastos ya que mis padres ya no podían casi llegar al fin de mes y pagarnos a mi hermana y a mi las vidas, porque claro a ella le pagaban sus caprichos, estudios y vida fuera mientras que yo tenía que buscarme la vida para poder salir a tomar un batido. ¿Mi primer trabajo a los 16? Una porquería era la cosa más insufrible que había vivido hasta el momento, no entdía como se podía pasar tantas horas de pie quieta y trabajar tantas horas para ese sueldo de. Pero aguanté porque de verdad pensaba que a los 18 años iría a la universidad y viviría en Canadá. Sin embargo mi relación de los 17 me jodió, empezó a ocupar demasiado tiempo y devolver la melancolía y soledad a mi vida, esa persona que era mi familia, mi amigo, y mi novio, empezó a dejarmey yo caí en un pozo de tristeza y decadencia.

Y ahora tengo 20 años, miro atrás y veo lo estúpida que fui al no ir guardando dinero desde los 16 años, veo como intelectualmente y hablando de voluntad, no estoy capacitada para sacar el examen de acceso a la universidad y no tengo dinero para pagarlo, Cada vez siento mas la soledad, amigos que da igual cuan mal estés no acudirán, familia con la que no te puedes sincerar, y un novio al que no quieres dañar, veo como me como todos mis miedos y problemas por no molestar y eso me ahoga, me ahoga lo sola y estudipa que soy y fui, me mata ver como tengo que abandonar mis sueños y ser una chica más que se arrepentirá en un futuro por no haberse ido fuera a trabajar y estudiar como hubiese querido, una chica que tienen que dejar a la persona que quiere porque es tan sumamente infeliz en su vida que no puede más que compartir malos momentos e infelicidad.

Y aunque suene egoísta cosa que he intentado evitar, me duele verme tan perdida y que tu avances, no es más que vernos eslando la montaña y tu ya estás musculado lo suficiente como para llevar recorrida media montaña mientras yo sigo intentando sacar fuerzas para poder engancharme en el primer hueco y seguirte y de verdad que intento gritarte que bajes y me ayudes ero estás tan lejos que no me oyes y tu fé e imagen de mi te hacen creer que estoy ahí a tu lado, subiendo junto a ti cuando la verdad es que mi cuerda para llegar a la cima esta vieja y rompiendose, como mi esperanza, y no se como funciona el mecanismo ni como alcanzar el primer agujero para llegar a ti y volver a sentirme protegida. Mis lágrimas cada vez caen más como mi ilusión, sin frenos y sin obstáculos, simplemente caen y tu subes más y más y.. tu imágen empieza a ser difusa, hasta que un día dejaré de verte.

Y no sé si me he explicado bien, pero es todo tan simple como que no soy feliz y tampoco puedo ser feliz contigo, aunque seas otro de los seres más perfectos que he conocido..

Lo siento, pero te quiero apesar de todo.

Anuncios

No vivo en el pasado

¿Sabéis? Siempre me dicen que deje atrás el pasado, bueno no siempre pero si cuando hablo de él. Yo se y entiendo que soy una chica complicada y a veces impredecible, se que entenderme a veces resulta más dificil que viajar atrás en el tiempo, por esto mismo es por lo que siempre trato de contar mi pasado y los relaciono con actitudes para que la gente no se sienta mal a mi lado, para que no se sientan culpables. Muchas veces cometo errores que ya he cometido e intento cambiarlos pero a veces simplemente me resulta casi tan difícil como lo sería entenderme. Vengo a desahogar estas penas porque es el único sitio donde aún sin tener una sola cifra en mis estadísticas de visitas, siento que hay alguien ahí que me entiende y se siente como yo, alguien que se preocupa por como estoy.

Hace unos días el Señor K me dijo que le gustaría venir conmigo en verano y pasarlo juntos en vez de a la distancia, se que es lo que he estado deseando desde que le conocí pero en ese instante, aun ahora.. Sentí miedo, mucho. Os seré franca es todo puro egoísmo, pues tengo actitudes que no son sanas para la relación, actitudes que me avergonzaría contarle porque no son justificables de ninguna manera. La verdad es que no me siento integrada con sus amigos ni qe nunca lo estaré y no se bien si es por ellos o por mi, pero siento como la poca gente que me rodea intenta superar las barreras del idioma y aceptar y conectar con él, cosa que por su parte, no siento para nada. Por esto  mismo no me gustaría que viniese aquí, con mi gente, aprendiendo mi idioma e integrandóse en mi vida. Y siento que el no quererle integrarle en mi vida es porque no estoy preparada para esto, para él, para una relación ni para nada, que necesito arreglarlme y poner mi mundo del revés, recto como el de todos y no caótico. 

A raíz de esto me he dado cuenta de sin ir más allá de la realidad, volveré a recurrir a mi pasado, porque si os soy sincera es lo que soy tanto en lo bueno como en mis traumas. Siento que no soy una chica sociable, hay quienes o mejor dicho todos dicen que soy la chica más sociable que peuden encontrar, que puedo hablar con quien sea de lo que sea, cuando sea y donde sea que encuentre a alguien y no es mentira, pero se me da bien tratar con desconocidos pero no sabría explicarme.. Es como que no se tratar con grupos de gente que ”pertenecen” a alguien así como en este ejemplo los amigos del señor K .. Muchas veces siento una especie de envidia pero no mala, bueno para que mentir, a veces si, hacia las personas que me rodean, así como mi bebe M o el señor K pues, pertenecen a grupos, grupos que los quieren, le llaman para lo que sea y cuentan con ellos para hacer planes y divertirse como para llorar, mientras que yo me veo día tras día en mi sofá recordando cuanta gente ha pasado por mi vida y nadie ha decidido quedarse a mi vera, como me veo día a día en el sofá sola, sabiéndo que si caigo enferma o necesito llorar no tendré a quien llamár, porque las únicas personas que cogerían mi llamada serían mis hermanas pero no para decirme nada bonito.  

Y este sentimiento siento que me come poco a poco, y no es la primera vez que me pasa, ni será la primera vez que destruya una relación por eso.

Desde mi sucia y antigua ventana veo como todo el mundo tiene a alguien, como todos pertenecen a algún grupo pero sin embargo yo sigo aquí sola. ¿Sabéis? Mi infancia y adolescencia no fue la mejor que digamos, ya sabéis estuve el 80% de esos años sola y marginada. Es cierto que durante unos años tuve amigas, pero fueron amigas que me dejaron por tener más amigas o simplemente ser más populares, es cierto que durante un mes las chicas estaban obsesionadas conmigo pero para después pasar a insultarme, inventar rumores y discriminarme por mis rasgos. Nunca he hecho un viaje de estudios porque jamás he tenido amigos con los que disfrutarlo, yo nunca he tenido esa super amiga en algún lugar de la clase que me pusiese caras y me hiciese reír en las aburridas clases de mates. sin embargo he sido la claa rimera fila que siempre se sienta sola, no habla con nadie y es tan rara que en los descansos lee y libros y se va sola a no se donde. Yo he sido la chica que estaba por debajo de los fracasados, ese lugar en la clasificacion escolar al que nadie quería legar ni si quiera rozar. . yo, la pobre marginada a la que los profesores dejaban hacer los trabajos de grupo sola porque sabían que iba a ser rechazada y nadie la queria en su grupo, la misma que era machacada a veces por los mismos profesores, por ser tan negada como estudiante. 

Quizá y solo quizás este sea el motivo por el que tengo toda esta mierda dentro. 

¿Problema? Yo

Tercera relación.

Realmente creo que el problema está en mi no en otros..

A veces pienso que intento mejorar por ellos pero realmente es egoísmo realmente lo hago solo por no culparme y pensar que soy perfecta cuando no es así.

Estoy en una mierda de momento mental en el que me vuelvo bipolar por segundos, en que la regla me da agresividad y he descubierto que realmente soy bastante fuerte y se protegerme, tengo una ansiedad bastante importante. Veo que soy una chica egoísta que solo piensa en destrozar todo o huir si veo que algo me molesta, lo único que me hace ser la chica medio alegre y positiva que aprendió de su depresión son las pastillas para la ansiedad que me dejan drogada y me desestresan y no me gusta nada saber eso de mi, no me gusta admitir que puedo volverme drogadicta en cualquier momento…

Realmente no tengo solución y tengo miedo de esto en lo que me estoy convirtiendo.

Reflexión del amor.

He perdido el sentido del amor, el sentido de amar..

Hace unos meses comencé en una relación sin sentido del amor, guiándome en lo que sentía sin recordar que jamás es útil amar a secas, así sin nada más. Tras meses me doy cuenta cómo realmente no estoy en una relación, estoy conociendo a alguien que poco a poco pierde mi interés.

Vendé mis ojos  y silencié mis pensamientos dejando el latido de mi corazón ser mi brújula y ahora me quité las vendas.

Me he encontrado agarrada de la mano de un desconocido en un oscuro túnel de oscuridad profunda y sin final alguno, el eco de su voz dice que me lleva a un hermoso prado que jamás pisé..

Temo caminar por este oscuro túnel sin saber nada del camino recorrido y sin saber el futuro que me espera, sin saber la realidad sino una susurrante voz que me hace temblar y desconfiar. Siento que más allá me espera un prado de césped gris y tierra húmeda, un césped que oculta arenas movedizas de las que jamas podré salir.

Y siento que he perdido el sentido de amar, porque no veo el motivo por el que deba continuar, ni el motivo por el que acepté entrar en esta aventura ficticia en la cabeza de un niño autista, que juega conmigo como crea que es más divertido.

Pensé que este mundo era real, pensé que tomé los pasos que debía tomar, pero me encuentro que salté por encima de ellos y estoy conociendo a alguien a quien debería amar. No sé  a dónde de me esta llevando y tampoco se de dónde ha salido, estoy atemorizada.. Mi corazón busca un rincón entre mis órganos donde no sentir y mi cabeza está aprendiendo a gritar de nuevo.

Ilusión y esperanza.

Ilusión y esperanza..

¿Sabéis que es lo que mas me entusiasma del Señor K? Su ilusión por la vida y la capacidad que tiene de ignorar que el mundo es una mierda. Adoro lo soñador que es aveces que incluso puede viajar más allá de las posibilidades y aterrizar en un mundo donde él hace todo posible. Envidio su esperanza de conseguir todo, su esperanza de vivir y disfrutar lo vivido. A mi sin embargo eso me lo arrebataron desde mi inocencia..

Me considero una persona bastante pesimista, quizás este mal y siempre haga lo mismo, pero creo que toda esa actitud se debe a mi familia, siempre me han dicho que no era posible empezar de cero en otro lugar, que no era realmente posible seguir el sueño de estudiar en el extranjero, quizás lleven razón o quizás no pero ni si quiera me doy la oportunidad de seguir. Me aferro a todas las personas con energía positiva y acabo absorbiendo toda la ilusión que tienen para intentar llegar a algo en la vida.

El Señor K me hace sentir que soy capaz de lo que quiero y sin embargo yo tengo miedo, miedo de perderle, miedo de intentarlo, miedo de no ser suficiente para la vida. Mi mente pasa 24 horas pensando en irme con él, estudiar en inglés, trabajar con él y en algún otro lugar, pero sin embargo luego pienso ¿y si termina? Dolerá. Dolerá demasiado. ¿Y si no lo intentó? Jamás lo sabré.. Esta pequeña criatura de alma deslumbrante que desprende felicidad en mi mundo me esta volviéndo loca.

Our love is running low..

Mi mente no da a más, las ideas se desvanecen..asique este post la titulo como la canción que recorre mis venas estos días.

Vivimos en un mundo de colores, preciosos colores de todas las tonalidades. Andamos, con nuestras rutinas y nuestras mentes ocupadas, pensando que solo estamos nosotros, que caminamos y la gente dirije sus miradas hacia nosotros, pero no es así y lo sabéis. Caminamos e ignoramos todas esas farolas fosforescentes alumbrando preciosos árboles de miles de tonalidades.

Nos rodeamo de rutinas, caras, lugares y planes, los mismo una y otra vez. Llega un día que simplemente queremos volar, explorar que hay más allá de lo que nos rodea y tenemos dos opciones, temer partir y dejar lo que nos aburre pero nos hace ser o dejar de ser, crearse y ver nuevos mundos. La decisión no suele ser fácil, pero nunca se piensa en el hogar, allá de donde partamos que esté nuestra rutina siempre estará nuestro hogar, un hogar de puertas abiertas que a nuestro regreso nos esperará.

Ahora dejando mi pequeña ciudad por unos días siento por primera vez algo que me pide volver, no siento esa libertad, siento.. Amor. Jamás me había pasado algo así al dejar mi hogar y entonces he comprendido lo difícil que puede llegar a ser a veces.

¿Pero quién no desea encontrar nuevos lugares? ¿Nuevos paisajes que adorar? ¿Quién no quiere ver otros amaneceres en una ciudad de la que no proviene?

Explosión de los sentidos.

Me he preguntado muchas veces como es posible que la persona que me tiene en este mundo horrible y lo pinta de colores, la persona que mejor me ha tratado hasta ahora, no me haya dado sentimientos que escribir.

La verdad.. Es que él, la situación, nosotros, es una explosión de sentidos. Mantener esta relación es un emocionante reto y a la vez una aburrida rutina telefónica, es un sentimiento como.. De estar mareado en un desierto y alucinar con un oasis.

Me encanta estar con él y a la vez me da miedo, es como si cada momento a su lado incluso una estúpida llamada, hiciese que me enamorara de él cada día. Al mismo tiempo se que el romanticismo es por la distancia y me da miedo no tenerle en un futuro pero tenerle implicaría acortar esa distancia que hace todo más.. Emocionante, digamos.

Al mismo tiempo, ahora que tras once días me separo de él, un impulso maligno me dice que me vaya con él a dónde sea que este, pero al mismo tiempo mi lógica me pregunta ¿por qué he de dejar lo poco que tengo por irme con él? ¿Me compensa? Y claro.. Pienso en la desigualdad que abría si yo perdiese todo por ir con él y él siguiese su vida..

Otra de las muchas cuestiones es..¿estoy segura? ¿Y si se aburre y lo dejamos? Me encontraría sola en un lugar que quizás no sea el que de verdad quiero para empezar una vida y me vería obligada a sufrir sola la ruptura de la persona más perfecta que ha pasado por mi vida y aguantar años en aquel extraño lugar..

Creo que jamás me había replanteado una relación como me replanteo esta.

Mis reflexiones en un vuelo de vuelta a los horrores pensando en una pareja de mueca muerta.

Día dos: maldito tormento mental.

Buenas noches otra vez,

aquí estamos de nuevo en el día dos de mi aventura sentimental. Pues bien, ayer no terminé de contar la historia hasta el fin, en resumidas cuentas, mis demonios mentales me comieron hasta un punto que su respiración me era insufrible y decidí trasladarme al sofá rechazando sus peticiones. Acabé casi llorando en el suelo del aseo con un cojín, triste, ¿verdad?. Transcurrida un poco la historia nos remontamos a las 4:00 de la mañana cuando ni uno ni otro consigue conciliar el sueño, siendo esto así no se me ocurre otra cosa que levantarme y empezar una lucha de almohadas… exacto chicos, una lucha de almohadas, estaba tan cabreada con él que hasta llegué a hacerle daño unas tres veces.. después de toda parafarnalia nos sentamos a hablar y como era de esperar no hubo lugar para la empatía terminando así la noche a las 6:00 de la madrugada diciéndole al oído que tenía miedo de seguir en esta relación.

Una vez contada este final tan.. quizás inesperado, os cuento como fue mi fabulosísimo despertar. Para desayunar me he llevado un monton de silencios incómodos e intentos de mostrar amor, de postre un incomodisimo y silencioso viaje al museo de los horrores nazis de Berlin donde no solo yo ha acabado rompiendo a llorar. Para terminar el tour turístico de hoy hemos ido a un bosque oscuro donde casi partimos el coche en dos con las ramas y parecía el mejor lugar para explicar por qué nuestra relación no funcionaría.

Como era de esperar me mostré impasible durante el tiempo que pude hasta que no noté mayor diferencia de actitud en él, a mayor indiferencia suya mayor temor tenía. Una vez llegada a la cena una no pudo evitar dejar el río de lágrimas descender por su cauce. Tras su fabuloso “no parece que te importe” segundos antes de derrumbarme, decidí contarle un poquito de verdad sobre por qué estaba tan triste.

Y he aquí la cuestión, mi estupenda y aburrida mente viaja a un sin fin de estúpidos mundos donde la infravaloración reina en el caos y de ahí nazco yo, una pequeña adolescente o.. ¿chica? insegura, que piensa que es incapaz de hacer realmente feliz a nadie. Naturalmente para variar un poquito mi mente estaba otra vez preocupada por las exnovias de las personas que realmente quiero y ahí el quit de la cuestión, si mezclamos la infravaloración mental con el miedo a no poder hacer feliz a nadie y las parex (término que voy a utilizar para las paranoias relacionadas con las exnovias). El resultado final es un inseguridad que me hace ser quien no soy he incluso plantearme dejar mi relación por miedo al dolor de perder lo que realmente amo. Si señores, esto es la pescaila que se muerde la cola.

Día uno, día.. ¿Mágico?

Buenas noches internautas,

Primer día en Berlin, me he despertado con amor y romanticismos, lagañas en los ojos y estos más que pegados sin ganas de separarse. El día ha continuado ayudando al señor K a trabajar un poco para disfrutar de esta aventura con un final aún escrito. Tras una leve jornada empaquetando piezas telefónicas y pegando pegatinas, llegamos al apartamento. Ah, no se me olvide comentar lo embarazoso que ha sido ir por su casa sabiendo que estaba su padre ni mucho menos comentar la bienvenida y despedida resumida en un “hola” constante a extranjeros que no hablan español.

Pues tras este extraño y nuevo día hemos acabado en un parque o algo así buscando un zorro para mi, un zorro cuyo señor K vió por última vez hace cuatro meses.. Un detalle bonito sabiendo que soy amante de los animales pero un poco peculiar teniendo en cuenta que estamos a menos dos grados a las 10 de la noche…

La peor y más jugosa parte supongo que llega ahora, cuando embarcamos en el lugar donde nos dimos nuestro primer beso con una cachimba, todo iba de lujo, el día parecía imposible de superar pero se superó en su propio surrealismo.

La gente normal suele borrar al menos de sus dispositivos móviles las fotos con sus exparejas pero el señor K le gusta preservarlas, ¿por qué? No sé, como es obvio derecho ninguno tengo a pedirle borrarlas, ni enfadarme ni nada del estilo, pero creo que es motivo suficiente para que mi estómago me maree si las veo. Pues así transcurrió el final de la noche, buscando un vídeo de una fiesta haciendo un recorrido memorial por las 1000 fotos con su exnovia.

Y otra noche más cuento mi no-interesante vida con los sentimientos a flor de piel.

Hola de nuevo Berlin.

Cinco de febrero de dos mil dieciocho a las 20:44.

Siento un horrible pitido en mis oídos, ese que te produce la presión cuando estas en un vuelo. Puedo saborear la comida que viaja por el aire, como si fuese un canino y con ojos cerrados pudiese saber que come cada humano. Aún recuerdo el viaje más largo de mi vida, apenas con 18 años monté toda una vida en un avión camino a un paraíso salvaje que me costaría 18 horas de viaje. Las luces iban volviéndose tenuas a medida que anochecía y los niños con nuestros calcetines como si fuésemos por casa, corríamos por los pasillos a montar la fiesta de pijamas en el avión.

Esta vez es algo distinto, aquella vez una especie de curiosidad y rechazo me ansiaban llegar a tierra, esta vez es más la culpabilidad la que me domina y no la experiencia.

En mi menten pasan mil ideas de que podría pasar una vez en tierra, algo así cómo que me secuestren, que descubran mis mentiras o incluso perder mi avión de vuelta. Algo pasa por mi mente, algo que me revuelve por dentro y a la vez me satisface así como.. El alcohol, te revuelve y disgusta pero empiezas a acostumbrarte a su sabor y te emborrachas y a pesar de la resaca y mal cuerpo, disfrutas tanto que no dudas en volver a probarlo.

Una vez más mi sabiduría y conocimientos se basará en una rebeldía de una joven despistada con ganas de vivir.